La semana pasada, Viti nos hizo un encargo para su nieto Álvaro. Cumplía 1 añito y quería algo un poco especial. Al ser tan pequeñito, no tiene todavía unos muñecos preferidos, así que me dijo que algo sencillito. Yo tan contenta, pensando que como era un niño pequeñito, una tarta con un osito y decorada con botones. Siiiii, así podría por fin estrenar unos moldes de botones de todas clases que me había comprado hace unos meses. Pero cual fue mi sorpresa, cuando Viti me dijo, que la madre de Alvaro, odia los botones….pues si, parece ser que desde bien pequeñita no queria saber nada de botones.

  Así que Viti, debió ver la cara de boba que se me quedó, y me dió carta blanca para hacer lo que quisiera. Me puse manos a la obra y me salió una tarta un poco primaveral para la temporada en la que estamos, pero me encantó ver la cara que pusieron cuando se la entregamos. Les encantó!!!