Poco a poco os iremos dejando algunas de las recetas que usamos para que las podáis hacer en casa. Son sencillas y esperamos que os gusten!!

La primera receta es un bizcocho de zanahoria que tiene mucho éxito y del que ya nos habéis pedido algunos la receta, así que aquí va! Es un bizcocho muy rico y muy ligero. La receta es del libro de “Repostería Casera” de Tikal:

BIZCOCHO DE ZANAHORIA:

  • 250ml de aceite de girasol
  • 250g de azúcar moreno
  • 3 huevos
  • 500g de zanahoria rallada (se puede picar bien con el accesorio picador de la batidora, si no tenéis, pues paciencia y al rallador!!)
  • 120g de nueces troceadas (en trozos grandecitos, yo lo hago a mano)
  • 375g de harina de trigo normal
  • 1 sobre de levadura tipo Royal
  • 1/2 cucharadita de bicarbonato
  • 1 cucharadita de especias (nuez moscada y canela, también se puede echar un poquito de jengibre)
Preparación:
  • Precalentar el horno a 180ºC, arriba y abajo. Si el horno tiene ventilador y lo váis a usar, lo único que hay que hacer es bajar el tiempo de horneado.
  • Engrasar bien con mantequilla un molde redondo y profundo de unos 22cms.
  • Tamizar la harina con la levadura, el bicarbonato y las especias y reservar.
  • Batir el aceite, el azúcar y los huevos hasta que la mezcla esté espesa y cremosa.
  • Incorporar la zanahoria y las nueces.
  • Añadir la mezcla que hemos tamizado antes y batir pero no mucho, lo justo para que se integre la harina.
  • Verter la mezcla en el molde y hornear 50 min aproximadamente (si es con ventilador a partir de los 30 min podéis abrir para comprobar con una brocheta o cuchillo si está ya hecho. Si la bocheta no sale limpia, hay que dejarlo un poquito más).
  • Una vez que la brocheta salga limpia, sacar del horno y dejar 5 mns. en el molde antes de desmoldar.
Los bizcochos están más ricos al día siguiente por lo que recomendamos meter en la nevera envuelto en papel transparente una vez que esté frío y dejarlo una noche por ejemplo.
 
NOTA: Si no queréis hacer un bizcocho muy grande, pues haced la proporción en función de los huevos, por ejemplo, esta receta lleva 3 huevos, así que podéis hacer un bizcocho pequeñito de 1 huevo aplicando reglas de 3 para el resto de ingredientes (ojo, para la levadura no vale la regla de 3, pero en las instrucciones suele poner la levadura que hay que echar según la harina que lleve la receta, y cuidado, no vale decir: “pues le echo el sobre entero, así me va a quedar altísimo” porque no, la levadura es muy cuca y si está en exceso el bizcocho se puede hundir sin miramientos)
 
¿Cómo podemos mejorar aún más esta receta? Pues vistiendo un poco el bizcocho, os dejamos dos ideas: cubrir por encima con un glaseado de limón o cortar el bizcocho a media altura y rellenarlo con un buttercream de queso version ligera, ambas cosas van de miedo con la zanahoria. Os dejamos las recetas:
 
GLASEADO DE LIMÓN:
  • 30g de mantequilla a temperatura ambiente
  • 80g de queso philadelphia a temperatura ambiente
  • 1 cucharadita de ralladura de limón
  • 240g de azúcar glass
Batir bien la mantequilla, el queso y la ralladura de limón hasta que la mezcla quede ligera y esponjosa. Agregar gradualmente el azúcar glass.
 
BUTTERCREAM DE QUESO LIGERA:
 
El buttercream original es una crema de mantequilla y azúcar, riquísima pero calórica, así que como el bizcocho es ligero, pues vamos a decantarnos por una buttercream más ligera:
  • 1 tarrina de queso crema tipo philadelphia
  • 1 cucharadita de vainilla liquida o bien una de vainilla azucarada
  • 3 cucharadas de margarina a temperatura ambiente
  • azucar glass (aprox. 200-300 gr),

 Mezclar el queso con la margarina hasta que quede cremoso e ir añadiendo el azúcar glass hasta conseguir la consistencia suficiente para usarlo como crema.

No tengo aquí las fotos pero en cuanto las tenga os las pongo para veáis que pinta tan estupenda tiene!!