¡Hola vainilleros!

 

Sí, lo sabemos. Hemos tenido el blog demasiado abandonado. Las circunstancias nos han impedido ser contantes en las actualizaciones… pero prometemos, de ahora en adelante, más continuidad y nuevos contenidos, hablaremos de algunos de nuestros productos estrellas y os daremos sencillas recetas en las que podréis utilizarlos.

Una de las tareas que nos ha tenido más ocupadas en las últimas semanas ha sido la preparación de Expotarta que, como muchos ya sabéis, se celebró el pasado fin de semana en el Hotel Eurobuilding, aquí en Madrid. Nos llevamos prácticamente la tienda nueva, junto con algunas novedades, a nuestro stand de la feria. Los que estuvisteis por allí ya lo pudisteis comprobar… ¡nuestro stand era casi tan grande como nuestra tienda física! Fueron tres días muy intentos y de mucho trabajo, pero el buen ambiente con el resto de expositores y nuestras ganas de hacerlo bien han hecho de este Expotarta una experiencia muy especial y enriquecedora.

Nuestro stand desde el mostrador!

Nuestro stand desde el mostrador!

Aquí nosotras en el stand

Aquí nosotras en el stand

 

Con nuestras amigas Miriam y Estíbaliz, de Mensaje en una galleta

Con nuestras amigas Miriam y Estíbaliz, de Mensaje en una galleta

 

Otra perspectiva de nuestro súper stand

Otra perspectiva de nuestro súper stand

El mes de abril ha sido especial en muchos aspectos. No sólo Expotarta ha sido una de nuestras distracciones. Y es que… ¡hemos cumplido nuestro primer aniversario! Quizás no parezca demasiado, pero con la que está cayendo en el ámbito laboral nos sentimos unas auténticas afortunadas de poder dedicarnos a lo que nos gusta y, aún más, de que todo vaya bien. Decidimos celebrarlo con todos vosotros, y para premiar vuestra confianza sorteamos el domingo, en el último suspiro de Expotarta, una KitchenAid rojísima. La mano inocente de Mer de Muy Dulce Vinuesa decidió que la maravillosa amasadora fuera a parar a la cocina de Violeta Mohino. ¡Felicidades, Violeta! Ahora tendrás que mandarnos fotos de todas las creaciones culinarias que hagas con tu nueva compañera de fogones.

And the winner is...

And the winner is…

¡Violeta, flamante ganadora, recogiendo su premio!

¡Violeta, flamante ganadora, recogiendo su premio!

Y en otro orden de cosas, queríamos empezar el repaso a uno de nuestros productos con un clásico que se colocó en las estanterías de nuestra tienda hace relativamente poco. Su nombre es Hershey’s y viene del otro lado del Atlántico.

 

El chocolate Hershey’s es cacao puro en polvo y tiene un montón de posibilidades culinarias. Todas vuestras bebidas y vuestros postres chocolateados encuentran en Hershey’s el punto exacto de amargor que le da un toque especial. Es ideal para cualquier tipo de masa (cupcakes, magdalenas, muffins, tartas, galletas…) y también para frostings, como la buttercream o el ganaché. Otra de las opciones que ofrece es mezclarlo con leche para obtener un chocolate a la taza en caliente o batido en frío.

Hershey's

Para sacarle provecho al Hershey’s os vamos a dejar una receta sencillísima y que cualquiera puede preparar en su casa. Hay algunas personas que no tienen la suerte de tener horno en

casa y eso les impide poder hacer recetas relacionada con el sugarcraft. Si este es vuestro caso, ¡esta es vuestra receta! Se trata de un MugCake, o “tarta en una taza”. Quizás os parezca un poco difícil decorar un bizcocho salido de una taza… sí, sabemos que no es tarea fácil pero igualando los dados y con un poco de imaginación podemos conseguir tartas/bizcochos individuales muy resultones a la vista y deliciosos al paladar. La receta es una adaptación nuestra que, tras probar varias recetas de las que aparecen por internet y tras varios experimentos variando la cantidad de ingredientes, creemos que da un resultado prácticamente perfecto. Allá va…

 

CHOCOLATE MUGCAKE, o Tarta de Chocolate en taza.

* 2 cucharadas de aceite suave.

* 3 cucharadas de leche.

* 1 huevo M.

* 1 cucharadita de extracto de vainilla Nielsen Massey.

* 3 cucharadas de harina.

* 4 cucharadas de azúcar.

* 4 cucharadas y media de chocolate en polvo Hershey’s.

* Chips de chocolate y nueces al gusto si queremos convertir esta Chocolate MugCake en un Brownie MugCake.

 

1. En primer lugar, tomamos una taza de nuestra cocina. Sí, sirve esa taza en la que tomas el desayuno o aquella horrible que te trajeron como souvenir de un viaje a Benidorm que tienes en el fondo del armario porque su combinación de colores daña la vista. En ella metemos los ingredientes húmedos (el aceite, la leche, el huevo y el extracto de vainilla) y los mezclamos con un tenedor hasta que todo esté bien integrado.

2. Ahora tomamos la harina y añadimos cucharada a cucharada, asegurándonos que se mezcla bien. Usamos el mismo procedimiento con el azúcar y con el chocolate Hershey’s. Fíjate en el aroma y el color de la masa que contiene nuestra súper taza… la tentación te pedirá que te la comas así, sin más, a cucharadas. Pero debemos ser pacientes y esperar dos minutos. Sí, con dos minutos será suficiente.

3. Llega un pequeño momento de libertad absoluta en la receta. Aquí podéis añadir los chuncks (tropezones) que más os gusten para conseguir vuestro bizcocho de chocolate preferido. Una de las opciones podría ser añadir chips de chocolate y nueces picadas para conseguir un Brownie MugCake. Otra opción podría ser machacar un plátano maduro y añadirlo a la masa y remover bien para que se disuelva. ¡La imaginación al poder!

4. Lleva el momento del pseudo-horneado. Aunque, lo que realmente estaría bien dicho, es el… ¿microondeado? Introducimos nuestra taza en el microondas a potencia media-alta (aquí no os podemos ayudar mucho, nadie conoce mejor vuestro microondas que vosotros mismos…) durante dos minutos. Si lo ponéis más es probable que el bizcocho se os quede un poco seco.

Y… ¡voilá! Ah… se nos olvidaba… esta receta tiene un pequeño peligro. Es tan fácil y tan rápido que veréis la posibilidad de comer un buen pastel de chocolate prácticamente en cualquier momento y pecaréis semanalmente, sin duda. Y si no, ya nos contaréis.

Para servirlo, debemos desmoldarlo pasando un cuchillo entre la taza y el pastel, sobre un plato. Dada su forma cilíndrica, podemos cortarlo en lonchas gruesas para que la presentación sea bonita. Como acompañamiento, si queremos usar una buttercream debemos dejar que se enfríe por completo el bizcocho o si no se nos derretirá y habremos creado un auténtico desastre culinario. Como opción óptima, unan buttercream de frambuesa para el pastel tradicional y para el Brownie MugCake o el ChocoBanana MugCake una bolita de helado de vainilla sobre el pastel templado.

 

Y hasta aquí el larguíiiiiisimo post de hoy. Esperamos haber suplido vuestras ganas de noticias. Y muy pronto, en este mismo espacio…

* El oscuro y desconocido mundo de la manga pastelera. Boquillas, adaptadores y aplicaciones.

* Pastas de frutas y sabores de HomeChef.

* Buttercream de frambuesa, o cómo morir de placer.

 

Muy dulces besos.

 

Vainilla y Caramelo